RELEVANTES E INFLUYENTES

Este último año ha sido muy confrontante para mi vida, en especial lo que respecta a mi llamado y lo que estoy haciendo para cumplirlo. En este tiempo, en donde el mundo se debate entre el temor y la muerte y en donde pide a gritos por una voz de esperanza que les lleve más allá de las circunstancias, oro para que mi voz sea relevante e influyente, oro porque mis acciones y mis palabras vayan más allá de mis límites y puedan ser oídas en esta generación.

 

De pequeña siempre soñé con ser importante, famosa, salir en televisión, (no le cuenten a nadie), ser presidente y cambiar el mundo. De hecho, cuando conocí a Jesús pude escoger mi futuro profesional con la intención de ser un instrumento para Dios. En Él encontré propósito y destino. Pero con el paso de los años es fácil acomodarnos en algunas estaciones de nuestra vida (esposas, madres, hijas, amas de casa, profesionales, líderes, pastoras) y es ahí cuando el Señor, nuevamente, toca a nuestro corazón para recordarnos que aún no hemos terminado y que nos fue dada una voz para este tiempo.

 

Hace poco leí la historia de una mujer relevante e influyente en su generación, Ida Scuder (1870-1960) una médica y misionera que se levantó para cambiar la vida de miles de mujeres en la India. Aunque creció en un ambiente misionero, lo último que quería era vivir en el país asiático. Pero sólo bastó una noche, en la que vio morir tres jovencitas, para que se encendiera la compasión y el amor por las mujeres indias que morían por la ausencia de médicas o enfermeras que pudieran atenderlas, pues su cultura prohibía que un médico hombre, y menos extranjero las atendiera.

Actuó. Venció sus límites. Estudió medicina, recogió fondos, fue a la India, fundó el primer hospital para mujeres y una Universidad “Colegio Médico Cristiano de Vellore”, en donde capacitó a mujeres en la medicina. Su legado hoy permanece, los gobiernos británicos y americanos hoy reconocen su aporte a la salud pública femenina de la India. A lo largo de sus 90 años, entendió que el amor de Dios era una voz relevante que fue oída y llevó salvación y sanidad a miles.

 

En la Biblia hay un ejemplo muy particular. Las hijas de Zelofehad, Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa; cinco jóvenes que no podían acceder a la herencia que su padre les había dejado al morir por ser mujeres y no tener un hermano varón. En medio de una cultura machista e injusta estas mujeres levantaron su voz, vencieron el miedo. Fueron a Moisés y al gobierno de la época para reclamar su herencia, hablar por las mujeres de su país, y decir que no era justo lo que se hacía con ellas. Su voz fue relevante y fue oída. Dios habló a Moisés y él les dijo que ellas tenían razón “No es justo” y a partir de ese momento todas las mujeres de Israel recuperaron el derecho a heredar.

 

Estas mujeres relevantes lograron lo que nadie había intentado. Recuperar su herencia y cambiar las leyes para las mujeres de toda una nación (Número 27 RVR1960).

 

Estoy convencida que este es el tiempo de mujeres como Ida Scuder o las hijas de Zelofehad. Mujeres como tú y como yo, empoderadas en Dios, en el poder de su Espíritu. Es tiempo de vencer temores, de quitar los límites, de salir de la comodidad y decidir ser relevantes e influyentes, con una voz que se escuche en este tiempo.

 

Pastora Luisa Del Río

Versículos de estudio:

RETO:

  • Ora y pídele al Señor que te muestre cómo puedes ampliar tu círculo de influencia.
  • Haz una lista de acciones que te ayudarían a ampliar este círculo de influencia.
  • Determínate a salir de lo corriente y ser una mujer relevante en tu círculo más cercano.