UNA MUJER DE INFLUENCIA

Querida amiga, ¿Sabías que hay planes maravillosos para tu vida?

 

Quizá igual que yo, en algún momento te preguntaste: ¿Solo para esto nací? y encontré una preciosa verdad en la palabra de Dios. La biblia dice que Dios te creó con un propósito, pero debes créelo:

 

Al empezar mi caminar con Cristo, mi corazón ardía de pasión por Él y por las almas, en mi interior había una sed genuina por compartir la salvación que me había alcanzado. Mi contexto cultural, la familia en la cual nací y las situaciones que viví en mi juventud, configuraron la forma en que me percibía, no podía ver más allá de mis temores e inseguridades, muchas áreas de mi vida debían ser sanadas y renovadas por su Espíritu. Mi esposo quien también tuvo un encuentro con Jesús, un hombre con una personalidad carismática y a quien ese fuego del primer amor lo convirtió rápidamente en un gran evangelista. No te voy a mentir, en ese momento me sentí tentada, de ser solamente su apoyo. Sin embargo, el Señor, en su amor abrió mis ojos y me permitió ver el plan que había diseñado para mí, una herramienta poderosa en sus manos. Desde aquel momento han pasado más de 25 años, entendiendo que Él puso su mensaje en mi boca, y mi deber es cumplir su llamado supremo: predicar su palabra y ser influencia de cambio para muchas.

Hay una mujer cuyo testimonio me ha impactado profundamente, no sólo porque asumió su llamado personal con pasión y determinación, sino también porque logró hacer equipo con su esposo y su familia para impactar a su generación. En una de las épocas de mayor oscuridad y decadencia social, en la Inglaterra del siglo XIX, una mujer con una profunda pasión por los perdidos, se levantó y fue pionera de uno los más grandes movimientos evangelísticos y sociales de la historia. Esposa del pastor metodista y cofundadora del Ejército de Salvación, Catherine y su esposo William Booth, inician en 1865 un movimiento con enfoque social hacia personas perdidas en el alcohol, las drogas y la prostitución. Al día de hoy, el “Ejército de Salvación” ha alcanzado a millones de personas en más de 132 países, lo largo de más de 150 años, apoyando a su esposo en el ministerio, visitando casas de familias con problemas de alcoholismo. Este fuego que ardía en su corazón la llevó a aventurarse en la predicación, en una época donde no era común ver a las mujeres predicar el Evangelio. Se tuvo que enfrentar con la incredulidad y oposición de muchos, situación que la llevó a sumergirse en las Escrituras pues solo allí encontraba los argumentos sólidos para participar en el ministerio de forma activa y de anunciar el Evangelio.

Con el apoyo de su esposo escribió un folleto, Ministerio femenino: El derecho de la mujer a predicar el evangelio; impulsada por William a dar unas palabras durante uno de sus sermones, fue el comienzo del ministerio de una poderosa predicadora. Catherine sería conocida como la “Madre del Ejército”, se dedicó a trabajar en equipo con su esposo conocido como “El General” y con sus 8 hijos, en grandes movimientos evangelísticos. ¡Me encanta la historia de los Booth, una familia de propósito, amor, pasión y entrega al límite!

 

El llamado de Dios se hará realidad en tu vida, Él te ha equipado con talentos únicos, te ha convertido en su instrumento para llevar salvación y transformación social, y aunque a veces parezca que tu vida no tiene sentido, no te desanimes, los sufrimientos, las aflicciones y las pruebas son parte de este proceso, cada día que pasa te vas acercando más.

 

¡Dios cumplirá su propósito en ti

 

Pastora Maribel Munar

Versículo de estudio:

RETO:

  • Toma hoy un tiempo para reflexionar.
  • Tu pasión y determinación por Jesús ¿te han llevado a predicar su mensaje de salvación?
  • ¿Has logrado hacer equipo con tu familia para impactar esta nueva generación?
  • ¡Pregúntale a Dios cómo quiere que le sirvas a través de lo que Él te ha entregado!