ÉL ES MI AMIGO

Todas, de una u otra manera, siempre hemos buscado tener amigas, no queremos estar solas; muchas veces los amigos son pasajeros o nos fallan, pero hay un gran Amigo que es fiel y leal – Él es mi Amigo.

 

Crecí siendo hija única, siempre tuve la necesidad de tener alguien con quien jugar y compartir, aunque tuve amigos no permanecieron, pero cuando tuve la oportunidad de experimentar mi Encuentro con Jesús, Su Espíritu me llenó y sanó mis heridas; allí descubrí que Él realmente era un verdadero Amigo que nunca me dejaría, ni me fallaría y me llevaría a conquistar grandes milagros.

 

Luego me casé, tuve tres hermosos hijos sin embargo llegaron pruebas que nunca creí enfrentar; a mi segundo hijo David José le diagnosticaron síndrome de Down y al tercero Emmanuel después de un examen de rutina en sus ojos le detectaron un problema y lo querían declarar ciego. Fueron momentos difíciles y duros para mi fe, momentos donde fui cuestionada y señalada por muchos, pero allí estaba siempre Él, mi mejor Amigo. Él nunca me acusó, señaló, ni rechazó, sino que pasó junto mí ese valle de incertidumbre, de soledad, de culpa; también me acompañó a la tierra de la fe y a la de los milagros. Hoy, 13 años después, puedo decir que el Espíritu Santo, mi Amigo, consoló mi vida, veo el milagro en mis hijos cada día; David en un colegio regular y desarrollándose en sabiduría, dones y talentos, Emmanuel pasó por una cirugía milagrosa y no perdió la visión.

 

Hoy puedo decir, ¡Él es mi Amigo! ¡creo en los milagros!; conocí al “hacedor de milagros”, veo como Dios me ha dado su bondad en la tierra de los vivientes.

Hubo una mujer que me inspiró a hacer del Espíritu Santo mi mejor Amigo, Kathryn Kullman, nacida en Estados Unidos; luego de entregarse al Señor a sus 14 años, hizo de Él su mejor Amigo; desarrolló su fe al punto de decir incansablemente ¡Creo en los milagros!, esa fue su frase más conocida. Llevó el mensaje de fe y esperanza a miles de personas, son innumerables las sanidades y milagros que realizó el Espíritu Santo a través de su vida.

 

Tal vez es el ministerio más influyente dirigido por una mujer en el siglo pasado, una gran inspiración de fe; su corazón estaba totalmente rendido al Señor, lo cual fue el secreto de su gran ministerio, decidió serle fiel y no entristecerlo. Sin embargo, siendo una mujer sujeta a tentaciones cometió errores, pero lo que la hizo grande fue reconocerlos y hacer algo para salir de ellos, a pesar de las miradas, los comentarios y los rechazos.

 

La Biblia nos habla de una mujer rechazada y humillada, quedó en ruina y pobreza, ningún médico pudo sanarla, pero después de 12 años se fortaleció en la fe diciendo creo en los milagros y declaró: si toco el borde de su manto seré sana, y arrastrándose hasta sus pies lo tocó. Jesús no le rechazó, sino que le dió de su poder sanador y salvador (Marcos 5: 24-34).

Ese es mi Amigo, Él no te falla, ni rechaza, Él no te desprecia, no importa tu vergüenza ni los años que hayas estado lejos. Haz de el Espíritu Santo tu mejor Amigo, Él traerá consolación y sanidad no importa el tiempo de tu enfermedad, dolor o sufrimiento. ¡Él es mi amigo y creo en los milagros!.

Zuleyma Devia

Versículo de estudio:

RETO:

  • Busca un tiempo a solas donde puedas hablar con nuestro Amigo, escríbele una carta donde le expreses cuánto lo anhelas; dile qué has estado viviendo y qué quieres que haga contigo.
  • “El es mi Amigo” y también es tu Amigo.