Convencion de mujeres | Blog semana 1

Blog semana 1

Volviendo al Edén

Querida Amiga,

Qué año tan glorioso hemos vivido, en medio de esta gran prueba que el mundo ha tenido que enfrentar Dios ha estado junto a nosotras guardándonos, protegiéndonos y sosteniendo nuestras vidas. Ha sido un año lleno de desafíos y victorias, de aprender a hacer las cosas de una manera nueva bajo la gracia y unción del Espíritu Santo.

Hace unas semanas el Señor trajo una palabra poderosa a mi corazón, y es lo que Él desatará sobre tu vida en esta próxima Convención de Mujeres.

Un fin de semana mientras oraba por un pastor amigo, quién enfrentaba un fuerte desafío de salud, el Señor me habló y me dijo que debía conocer al “Cristo Resucitado”; El que da aliento vida, El que resucita lo que ya murió, El que puede hacer milagros cada día. Comprendí que debemos tener la revelación de lo que la Sangre de Jesús hizo por nosotras, pero tenemos que conocer también el poder que venció la muerte.

“Sin duda, el Señor consolará a Sión; consolará todas sus ruinas.
Convertirá en un Edén su desierto; en huerto del Señor sus tierras secas. En ella encontrarán alegría y regocijo, acción de gracias y música de salmos”.
Isaías 51:3

Las dos primeras palabras de este versículo sobresalieron de mi biblia, entendí en ese momento que Dios me estaba hablando… sin duda… sin duda.

Para experimentar el Cristo Resucitado debemos remover toda duda e incredulidad de nuestra vida; la duda ha traído un desierto quizás en las finanzas, en el matrimonio, en el ministerio, tal vez tus sueños se han vuelto tierra seca. Comprendí que lo primero que debía hacer para experimentar el poder de la resurrección era remover todo lo que había contaminado mi fe.

Cuando dice sin duda, es porque allí no hay incredulidad; cuando remueves la duda puedes recibir los beneficios de que el desierto se convertirá en un Edén, en el Huerto del Señor; se verá en ti gozo, alegría y regocijo. ¿Qué área de tu vida se ha secado?, ¿cuál es tu desierto? ¿dónde no has visto fruto?, ¿qué milagro necesitas conquistar?

Querida amiga, debes prepararte para esta Convención, desde ya apartar un tiempo para buscar al Señor y remover toda incredulidad que ha querido robarte los milagros que Dios tiene para ti. Entra en un tiempo de ayuno y oración, de buscar al Señor de manera más intensa; el Espíritu de la resurrección está llegando a tu vida.

¡Es tiempo de conocer al Cristo Resucitado! ¡Es de tiempo de experimentarlo y es tiempo de compartirlo! Ser parte de esta Convención te permitirá vivirlo.

¡Te esperamos!
Pra. Emma Claudia Castellanos