Dia 8
May 2, 2018
Dia 10
May 4, 2018

“Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad”(Daniel 12.3),

Estas palabras le fueron dadas al profeta Daniel como revelación del fin de los tiempos para que nos fueran enseñadas como advertencia de lo que habría de venir, y esto nos deja ver el gran desafío que tenemos como mujeres, pues Dios te está entregado una corona porque quiere que tomes la autoridad para que hagas crecer la fe de otros en el poder que Dios tiene para hacer milagros y para salvar sus vidas.

Génesis 1.28 dice: “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”. En este versículo podemos ver que el mandamiento de la multiplicación es en plural, así como la bendición también lo es. Esto fue dicho tanto al hombre como a la mujer, tú has sido diseñada no solamente para engendrar multitudes sino también para liderarlas a ellas, Dios te ha dado la autoridad para salvar a cada mujer que esté a tu alcance.

El Señor hoy quiere que brilles como lo mencionó el Profeta Daniel en el versículo inicial, “como estrellas a perpetua eternidad”, estás hecha para enseñar a otras lo que Dios ha hecho en ti. Que maravillosa será esta Convención, pues Dios te hará brillar tanto que otras al verte podrán también tener la seguridad de la eternidad y abrirá tu entendimiento a la Palabra que es la voz de Dios para que puedas identificar lo que ha querido quitar tu resplandor.

 

 

 

Piensa qué es lo que ha impedido que en tu vida no haya multiplicación y determínate a orar por ello para que Dios pueda traer la bendición para la cual has sido creada.

 

 

 

Escríbele a 5 amigas por WhatsApp la frase “Hemos sido hechas para brillar”. Recuérdales que Jesús las ama e invítalas a la iglesia.

 

 

 

Amado Padre Celestial, gracias por escogerme para brillar; te agradezco por enviar a Jesús, que es la Luz, a brillar en esta tierra. Su luz es la que voy a compartir con todos los que me rodean. En el nombre de Jesús. Amén

UN REGALO