Dia 4
April 27, 2018
Dia 6
April 27, 2018

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante”(Filipenses 3:13)

El nombre Débora significa abeja. Estudiando acerca de este animal tan ingenioso, encontramos que: “La abeja es famosa por su comportamiento altamente organizado y enfocado en el trabajo. Forma colonias constituidas por miles de individuos y cada uno de éstos tiene una función por realizar (1). Bio Enciclopedia. Abril 20, 2018 en:  http://www.bioenciclopedia.com/abeja/

Dios, el Creador de todo lo que nos rodea, hizo a la abeja con una capacidad de alta organización y enfoque, por eso puede tomar el polen de una flor y transformarlo en algo tan delicioso como la miel. ¿Cuántas batallas has perdido por no haber estado enfocada en la promesa que Dios te dio, en guardar la fe y mantenerte firme y organizada?

El apóstol Pablo decía, “una cosa hago…”. Débora entendió que en el momento de defender su nación no podía estar distraída con otra cosa; comprendió que era tiempo de organizarse para que su pueblo fuera liberado del dolor y la esclavitud. Porque ella se enfocó en lo que Dios quería hacer, que toda una nación fue liberada. ¿Pensaste alguna vez todo lo que podrías conquistar si tu fe se mantuviera enfocada en lo que Dios te llamó a conquistar?

La segunda parte del versículo dice: “olvidando ciertamente lo que queda atrás”; el apóstol entendía perfectamente que para poder extenderme y alcanzar lo que Dios tiene para mí debo dejar de mirar atrás, debo soltar el fracaso, los dolores que tuve que atravesar, todas esas circunstancias negativas se transforman en un peso que me frena para cumplir Su propósito. Esta convención Dios la preparó para impartir en ti la capacidad de organizarte y enfocarte para alcanzar grandes conquistas para Dios.

 

 

 

 

Permite que el Espíritu Santo hoy te muestre 3 cosas que el enemigo ha usado para desenfocarte en la conquista.

 

 

 

Haz una lista de cosas importantes que debes hacer para crecer en la fe en Dios, y táchalas conforme las vayas haciendo el día de hoy.

Ejemplo:

Orar

Leer la Palabra

Escribir lo que Dios me habló

Leer el libro que estoy estudiando

 

 

 

Amado Padre Celestial, reconozco que he permitido que la duda, y aún los dolores del pasado me desenfoquen de Tu promesa, pero hoy dispongo mi corazón para que en estos próximos días, rendida a Tus pies en esta Convención, hagas una profunda obra en mi corazón, pues quiero ser esa mujer que Tú has creado para conquistar.

UN REGALO