Live
May 8, 2015
Dia 2
April 26, 2018

“Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma”(Deuteronomio 4:29).

Uno de los mayores actos de amor de Jesús al venir a la tierra, fue dignificar a la mujer, Él le dio el valor y la importancia que nunca alguien le había dado. En San Juan capítulo 4, lo vemos hablando con una mujer samaritana, algo que ningún judío haría. No sólo habló con ella, sino que le mostró la salvación y un cambio de vida. Leemos también que tenía una relación muy cercana con Marta y su hermana María; “Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra” (Lucas 10:38,39). Jesús se interesaba por la necesidad del corazón de la mujer; pasaba tiempo con ellas enseñándoles los secretos del Reino.

Esta Convención será un tiempo glorioso, y como hijas del Rey debemos preparar nuestro corazón para recibir todo lo que Él ya tiene para cada una. Él desea derramar Su amor y Su favor sobre tu vida; anhela sanar toda herida y fortalecer tu espíritu; quiere equiparte para que seas una mujer lista para la batalla.

Qué emocionante es para nosotras tener un par de zapatos nuevos, un vestido nuevo, o aún un juego de sala nuevo. El aroma a nuevo, el color de lo nuevo es algo que no se puede comparar. Quizás has llegado a un punto en que necesitas renovar tu relación con Dios, algo nuevo en tu intimidad con el Espíritu Santo. El Profeta Isaías en su libro declara: “He aquí que yo hago cosa nueva en; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad” (Isaías 43:9). Prepárate para lo nuevo que Dios tiene para ti; un nuevo aroma en tu hogar, un nuevo aroma en tu familia, en tu llamado; Él hace algo nuevo en ti.

 

 

 

Haz una lista, nombrando cinco cosas que anhelas que Dios renueve o haga nuevo en tu vida durante esta Convención de Mujeres.

 

 

 

Medita en este versículo, y proclámalo en voz alta 3 veces en este día. “He aquí que yo hago cosa nueva en (declara tu nombre); pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad” (Isaías 43:9).

 

 

 

Amado Padre Celestial, gracias por la oportunidad que me regalas de poder apartar estos días para estar en Tu presencia. Anhelo tu toque en (nombra las 5 áreas que anhelas que Dios obre en ti). Sé que Tu Espíritu Santo desde hoy comienza a trabajar en mí. Te amo Dios. Amén.

UN REGALO